Aristóbulo Del Valle

Escuela de madera, prototipo provincial

misionarq_0027_1599066929_2971.jpg

DEMOLIDAS
Fueron construidas en A. del Valle, Campo Grande, Puerto Rico y Eldorado,
Fecha de concurso: 1956
Proyectistas: Arquitectos Mario Soto y Raúl Rivarola

Los arquitectos Mario Soto y Raúl Rivarola deciden participar en el primer llamado correspondiente a escuelas primarias para las localidades de Eldorado, Campo Grande, Puerto Rico y Aristóbulo del Valle, obteniendo el primer premio, mientras que el equipo de Clorindo Testa, Boris Davinovic, Augusto Gaido y Francisco Rossi alcanzan el segundo premio. Los ganadores del primer premio, recién recibidos (Rivarola en 1954 y Soto en 1956), sorprenden al jurado, que supusieron que el proyecto era de unos profesionales con más trayectoria, como el equipo de Eithel Traine y Hernán Lerena, de variada actividad por aquellos años. El equívoco resulta oportuno ya que revela la influencia que ejerció Traine durante los años que los jóvenes Soto y Rivarola compartieron con él en el Ministerio de Salud Pública y en la experiencia de la Ciudad Hospital de Horco Molle en Tucumán. El arquitecto Raúl Rivarola recordaba en una entrevista el desconocimiento que tenían de Misiones, lo que los impulso a estudiar minuciosamente las condicionantes del clima subtropical y los recursos disponibles en el sitio, para sacar el máximo provecho de ellos; que se reflejó en interés por emplear la madera, el ladrillo, el suelo cemento y la piedra.

El partido de las escuelas consistía en seis aulas, en dos grupos a la izquierda y a la derecha de un espacio abierto ajardinado. Un aula de jardín de infantes cerraba ese patio. Además, las aulas estaban separadas entre sí por un espacio también abierto que brindaba la oportunidad de ser utilizado como aula al aire libre o espacio de expansión. En el mismo eje del patio abierto central, se plantea un patio cubierto que es un SUM de 14 x 14 metros, que está separado del patio-jardín por un bloque de sanitarios. Dos volúmenes, en el lado opuesto al mencionado bloque sanitario, que contiene funciones administrativas y habitacionales, cierran la figura.

Las escuelas debían contribuir al desarrollo de la industria forestal en la provincia, apuntando hacía una explotación más racional de aquel recurso característico de la región. Como la madera no poseía un mínimo estacionamiento, resultó necesario secar en hornos y bañar químicamente cada pieza para impedir su deterioro; como éste tratamiento ennegrecía la madera, se aplicó el uso del color. Distribución, estructuras, sistemas constructivos, carpinterías, colores y equipamiento fueron sistematizados.

Fuente: Proyecto de investigación MMM3 - FHyCs, UNaM
http://argos.fhycs.unam.edu.ar/handle/123456789/433

Etiquetas
Autor:   Mario Soto
  Raul Rivarola
Período:   Provincialización 1953-1970
Uso:   Educación
Otros:   Concurso
  Demolidas
  Madera